Calabacines rellenos de verduras y castañas

Os proponemos una receta para aprovechar todas las cosas ricas que tengáis por la huerta o por la nevera. Es muy versátil y podéis añadir todas las verduras que tengáis. También podéis darles un toque con panceta, salmón, atún, carne, pollo… ¡Viva la imaginación! Vamos con unos calabacines rellenos de verduras y castañas.

Dependiendo de lo que les echéis podéis ponerlos como entrantes, acompañamiento o incluso plato único.

Dependiendo de lo que les echéis podéis ponerlos como entrantes, acompañamiento o incluso plato único. 

Nosotros os explicamos qué les pusimos hoy y, si queréis ver el paso a paso, pasad por nuestro Instagram. 

Ingredientes para calabacines rellenos. Podéis añadir más verduras.

Ingredientes para calabacines rellenos de verduras y castañas:

  • Un calabacín grande y otro más pequeño.
  • 3-4 dientes de ajo.
  • 1 cebolla pequeña.
  • Medio pimiento verde.
  • Un tomate pequeño.
  • 100gr de castañas secas Amarelante.
  • 200 gr de bacon.
  • Aceite de oliva y sal.
  • Queso rallado.

Preparación:

Antes de nada, cortamos los calabacines sin pelar en trozos de entre 10-15 centímetros y después cada trozo lo partimos transversalmente. Los ponemos en una olla con agua y sal y los cocemos hasta que estén blandos. Escurrimos el agua y los dejamos enfriar. Cuando estén fríos, vaciamos la piel con una cuchara teniendo cuidado de no romperla y la ponemos en una bandeja para horno. Reservamos

La pulpa del calabacín la ponemos en un escurridor y la reservamos también. Si los trozos son muy grandes, podemos cortarlos en pedazos más pequeños. Si usamos calabacines grandes que tengan semillas, se las quitamos. 

Cocemos las castañas (20-30 minutos). También podéis aprovechar castañas que tengáis cocidas de otro día como acompañamiento de otro plato, como hicimos nosotras. Una vez cocidas, las reservamos. 

Mientras cocemos los calabacines y las castañas podemos ir preparando el relleno.

Picamos todas las verduras en tacos pequeños. Echamos aceite de oliva en una olla y doramos el bacon. Lo retiramos de la olla y lo reservamos. En la misma olla y aprovechando el aceite, echamos el ajo. Sin dejar que se queme, echamos la cebolla y el pimiento. Sofreímos a fuego lento. Cuando estén casi hechos, echamos el tomate. Removemos bien y dejamos otros cinco minutos. Después echamos el bacon y la pulpa del calabacín y lo removemos bien. Echamos las castañas y removemos de nuevo. Dado que estos tres últimos ingredientes ya están previamente cocinados, no hace falta dejarlos mucho tiempo en el fuego, simplemente lo necesario para mezclarlos bien con el resto de elementos y, si estuvieran fríos, para que se calienten un poco. 

A continuación, echamos la mezcla en la piel de los calabacines que teníamos previamente colocada en una bandeja de horno. Le echamos queso rallado al gusto, un chorrito de aceite de oliva y lo metemos en el horno en la función de gratinar a máxima temperatura. Cuando veamos que está doradito lo sacamos. ¡A disfrutar!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.